Andres_Angulo_Presidente_CChC_Osorno_1.JPG
18 • 01 • 21

Nuestra nueva normalidad

Por Andrés Angulo, presidente CChC Osorno

Publicado en Diario Austral Osorno

De acuerdo a investigadores como C. Glatt, vivimos hoy por lo menos 10 instancias de cambio de paradigmas en que damos la bienvenida a nuevas formas de trabajar y vivir. Según los autores, éstas serían:

1. Si bien socializar es lo propio de nuestra condición humana, el trabajo a distancia básicamente llegó para quedarse. La condición hibrida de trabajo es una opción posible.

2. Las grandes torres y centros de oficinas cierran en un porcentaje altísimo y ese modelo es retomado por las tecnologías de comunicación que, si bien existían antes de la pandemia, esta nos obligó a asumir 24/7.

3. Los hoteles de trabajo desaparecen en un 50%, por lo menos. Difícil que regresan los viajes, congresos, convenciones o reuniones de trabajo como eran, si es que se pueden hacer en línea.

4. Las viviendas se vuelven más tecnológicas y adaptadas al trabajo diario. La vivienda cambia de ubicación. Hoy se puede vivir fuera de una gran ciudad, trabajar igual y generar mismo valor.

5. La productividad ya no depende de que un superior revise tu trabajo, ahora las plataformas ayudan a medir resultados, tiempos, eficiencia, etc. Contratar al mejor del mundo hoy es más fácil, económico y eficiente.

6. Todo lo repetitivo se vuelve virtual. Desde iglesias, arte, gimnasios, cines, entretenimientos. Cada vez menos lugares podrán mantener algunos modelos “tradicionales” abiertos.

7. Las empresas que no inviertan por lo menos 10% en nuevas tecnologías desaparecerán.

8. Se espera que el turismo por entretenimiento regrese totalmente fortalecido en el segundo semestre del 2021, siempre acompañado con mucha tecnología en su operación.

9. El manejo de datos personales se vuelve más delicado y las grandes plataformas cambiarán. La gente regresa a pagar cosas por suscripción por el sentido de transparencia y seguridad que involucra. Prefieren pagar que regalar sus datos.

10. La educación nunca regresará igual. Se vuelve presencial pero tecnológicamente adaptativa y modular, a cada quien lo que necesita. Las escuelas y universidades se transforman en un esquema híbrido para siempre.

A partir de las reflexiones destacadas, podemos concluir que, a pesar de las dificultades que la pandemia del COVID-19 ha traído a la sociedad; muchos de los mecanismos que hemos debido aprender de manera forzosa en el medio de la contingencia, cambiarán en el futuro nuestras formas vivir y habitar en los espacios. La tarea hoy, es aprender a adaptarnos.

facebook twitter linkedin youtube instagram