Andres_Angulo_Presidente_CChC_Osorno_1.JPG
04 • 01 • 21

La ciudad creativa

Por Andrés Angulo

Publicado el sábado 02 de enero del 2021 en el Diario Austral Osorno

En los comienzos agrícolas de la cultura urbana, la creatividad se sustentó en tierras + trabajo físico, luego en la era industrial, que generó grandes complejos industriales en las ciudades, la creatividad se basó en materias primas + trabajo físico. Ese cambio supuso la sustitución de un activo (las tierras cultivables), por otro (las materias primas), pero siempre se mantuvieron como elementos sustanciales tanto los recursos naturales como el trabajo físico.

A diferencia de lo anterior, el cambio que nos ha tocado experimentar se basa fundamentalmente en la inteligencia, el conocimiento y la creatividad humanas, porque en el pasado la riqueza provenía de los recursos naturales, estáticos, fijos en un lugar; mientras que en la actualidad la productividad surge de la población creativa, que goza de entera libertad y movilidad tanto física como digitalmente.

En la economía del conocimiento o economía creativa los recursos económicos básicos conocidos como medios de producción ya no son el capital, los recursos naturales ni tampoco la mano de obra. Los medios de producción son y serán personas + conocimiento.

La creatividad, o sea, la creación de nuevas formas a partir de lo conocido, es hoy el motor principal de la economía.

El crecimiento de la población que trabaja en el sector creativo en Estados Unidos se ha triplicado en el último siglo, pasando del 10% en 1900 al 30% en 2009, y la riqueza generada por ese sector equivale actualmente a casi la mitad de todos los ingresos laborales de Estados Unidos, tanto como el sector industrial y el de servicios juntos.

Esta creativa se sustenta en dos aspectos principales; primero, la creatividad como proceso interno en los individuos y sus motivaciones, aspecto que corresponde al espacio de la libertad de la educación y formación continua. Segundo, las características sociales y espaciales que siendo externas al individuo pueden estimular o paralizar la creatividad, aspecto que corresponde a la calidad socio espacial del entorno urbano.

La dimensión clave de la competitividad económica del Osorno que debemos planificar deberá basarse en potenciar su capacidad para atraer y mantener, gracias a sus atractivos urbanos, a las personas creativas, que como ya se dijo, se han convertido en el recurso fundamental de la nueva era, porque son la principal fuente de creatividad.

facebook twitter linkedin youtube instagram