Entra aquí al PORTAL GREMIAL
Mario_Garrido_2.jpg
14 • 10 • 20

Se hace necesario que Rancagua tenga un nuevo plan regulador

En el contexto de un nuevo aniversario de la histórica urbe, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) hizo un repaso de los principales aspectos que han determinado la apariencia que hoy presenta la capital regional a 277 años de su fundación.

“El fuerte en la ciudad es el desarrollo inmobiliario, y lo que tenemos hoy es una fuerte paralización de lo que se estaba haciendo, proyectando y esperamos que eso logre repuntar en los próximos semestres. Hoy se está saliendo de una situación mucho más compleja por la pandemia, aunque los proyectos están, se siguen haciendo negocios y se está esperando el inicio de nuevas obras en la medida que lo permitan los tiempos”, explicó el presidente de la comisión Ciudad y Territorio de la CChC en Rancagua, Mario Garrido.

En término de crecimiento, el también arquitecto analizó que la urbe “no ha crecido tanto o ha tenido un crecimiento normal en un espacio de 20, 30 años, pero se ha quedado atrás al igual que en otros lugares, en que el crecimiento no se ha acompañado de un equipamiento suficiente como, por ejemplo, para el comercio”.

“La ciudad ha quedado tal vez un poco aprisionada en términos de desarrollo, en que como Cámara pensamos que esto ha pasado más bien por un plano regulador poco amigable en el crecimiento, en inversión o diversificación, ya que este no lo permite y hay una serie de nichos, negocios que lo limitan”, observó.

Sobre el ámbito de las inversiones en construcción, Garrido expresó que “nosotros pensamos que es buena, pero que podría ser mejor. Si uno lo mira desde antes del 18 de octubre pasado se estaban proyectando construcciones importantes. Ahora, con la pandemia, de alguna manera todo esto cambiará, se replantearán cosas y pensamos que no es que no se vayan a hacer sino que se proyectarán de manera distinta”.

En relación a las construcciones más recientes, el representante de la CChC diagnosticó que “se han visto cosas, pero son generales. Por ejemplo, en todo lo que es edificación pública, con la Fiscalía y otros edificios que se están acercando hacia una arquitectura más moderna. El otro fenómeno es que Rancagua está muy cerca de Santiago y, por lo tanto, los eventuales inversionistas los acapara obviamente la capital”.

“El desarrollo no se logra si no hay instrumentos que faciliten esto, y acá se han venido haciendo alrededor de 19 modificaciones al plan regulador desde el año 90 a la fecha, por lo tanto, ya es necesario hacer uno nuevo porque el actual no soporta más modificaciones, porque la idea original está tan desvirtuada que ya no tienen ningún sentido”.

Al respecto, el presidente de la comisión Ciudad y Territorio otorgó relevancia al hecho de que “se hace necesario que Rancagua tenga un nuevo plan regulador mirando hacia los próximos 30 años. Uno sí ve potencialidades, pero en la medida que estos permitan crecimientos en densificación, en extensiones, en mejores vialidades y conectividades entre los distintos barrios”.

“Los inversionistas privados ejecutan el negocio inmobiliario de acuerdo a las condiciones, a las reglas del juego o de las normativas existentes en cuanto a planos reguladores, sus ordenanzas. Desde ese punto de vista se hace necesario y tenemos entendido que se está cursando una nueva modificación y no un nuevo plan”, enfatizó al término Garrido.

facebook twitter linkedin youtube instagram