Entra aquí al PORTAL GREMIAL
123.jpg
12 • 09 • 19

9 familias del ex campamento Oro Verde en Chillán inician nueva etapa en barrio transitorio

De las 32 personas que integran las nueve familias que el jueves 11 de septiembre dejaron para siempre el campamento Oro Verde, la mayoría nunca ha vivido en una vivienda con sistema de aislación, con puertas interiores en cada pieza, con baño dentro de la casa, alcantarillado y, en general, en un contexto de urbanización. Venían hace años trabajando con distintas instituciones de forma aislada, avanzando, pero sin una solución concreta. Es este, precisamente, uno de los aspectos que cambió con la firma de un convenio entre la Cámara Chilena de la Construcción y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo a principios de este 2019.  

En Ñuble, tras cinco meses de trabajo, junto a actores locales del ámbito público y privado, como la seremi de Vivienda y Urbanismo, el Serviu, la seremi de Salud, la Municipalidad de Chillán, la Fundación Techo y la CChC Chillán, se consiguió avanzar lo suficiente, para convertir en realidad los sueños de estos chillanejos.
Ahora, tras instalarse en este barrio transitorio a un costado de la Villa Iraira en Chillán, deberán esperar un año aproximadamente para trasladarse a sus viviendas definitivas, las que estarán ubicadas a menos de 100 metros de actual terreno.
Es por esta razón que Daniela Figueroa, presidenta del ex campamento Oro Verde, estaba feliz, viviendo un sueño hecho realidad, ya que toda una vida de sacrificios por fin tenía un sentido. “Estoy muy contenta emocionada, muy feliz, ya que a partir de esta jornada tendremos un cambio de vida. Quiero darle las gracias a todos quienes nos han ayudado, ya que es primera vez que se construye un barrio transitorio en Chile, por lo tanto, estamos muy agradecidos”, comentó.

Para la presidenta de la CChC Chillán, María Eugenia Rojas, la jornada fue muy especial, ya que permitió concluir de forma exitosa la primera intervención social que se realiza en el marco de este convenio entre la CChC y el MINVU. “Quiero agradecer a todas las personas que han participado en esta alianza público-privada, al gobierno, sus autoridades y funcionarios y por supuesto a la CChC Chillán con sus socios, pero de manera especial al trabajo realizado por nuestro empresario Franz Iraira y su empresa constructora, y no solo como profesional del área de la construcción, si no también desde lo personal, ya que puso mucho corazón en esta tarea y se ha notado en el cariño que la gente le demuestra”, explicó la líder gremial.

Y es precisamente esa cuota de entusiasmo la que permitió transformar en realidad un proyecto anhelado por años. Para el vicepresidente gremial de la CChC Chillán y dueño de la constructora que instaló las viviendas, Franz Iraira, la llegada de las 9 familias cierra una exitosa forma de abordar el problema. “El sentimiento es bastante grande, ya que podemos ver cómo les está cambiado la vida a estas personas, además nos dimos cuenta que todo se puede lograr funcionando en unión y articulando gestiones. Solo en 4 o 5 meses de trabajo pudimos erradicar un campamento de más de 20 años, con desarme, traslado a una vivienda transitoria y con futuras viviendas definitivas, eso es lo que en lo personal y lo gremial nos tiene muy contentos”, subrayó Iraira.

El seremi de Vivienda y Urbanismo, Carlos Urrestarazu, destacó lo importante que significa entregar un lugar con buenas condiciones sanitarias y de vivienda, mientras las familias reciben su casa definitiva. “A través del convenio entre la CChC y el MINVU iniciamos en Ñuble un programa piloto para erradicar asentamientos precarios. Esto es algo inédito a nivel nacional, se trata de familias que no lo han pasado bien durante estos años, han vivido rodeados de dos canales, que se inundan cuando llueve, afortunadamente ya tienen un proyecto de vivienda definitiva que estará concluido en un año más, pero quisimos que estas familias tuvieran un mejor pasar durante la espera, trabajo que finalmente se pudo concretar y que nos tiene muy contentos”, recalcó la autoridad regional de vivienda.

Por su parte el Intendente Martín Arrau sabe que es un paso importante, así lo hizo notar y realizó un llamado a que no nos acostumbremos a que existan personas que vivan en condiciones tan precarias como las que habitan campamentos.  “Nos preocupa que haya gente en Ñuble que crea que es normal que existan personas viviendo sin agua potable, sin alcantarillado, que se inunde cuando llueve en invierno, no podemos normalizar esa situación y es por eso que nos da mucho gusto ver como desarmamos esas mediaguas y le permitimos a estas familias vivir de manera digna en un barrio transitorio a la espera de sus casas definitivas” comentó Arrau. Agregó, además, que en esta labor “hemos recibido mucho apoyo del sector privado como la Cámara Chilena de la Construcción, TECHO y los propios vecinos, así que estamos muy agradecidos por este gran esfuerzo colectivo que hoy arroja resultados exitosos”.  

Las viviendas del barrio transitorio tienen 32,40 mt2, pilotes, muros tabique madera, cubierta zincalum, piso terciado estructural, revestimiento interior muro y cielo, baño y cocina en fibrocemento y revestimiento, zona seca en yeso cartón.
El campamento Oro Verde, en tanto, estaba delimitado por dos canales de riego, los cuales eran utilizados por las familias para la descarga de excretas, e incluso como basural informal por cada familia.

VER VIDEO AQUÍ

facebook twitter linkedin youtube instagram